Estructuras y Programacion

4.8. Efectos de la computación y la actividad de las TICs en la salud

Es evidente que las formas de comunicarse y de compartir la información están experimentando cambios a un ritmo vertiginoso. La irrupción de las redes sociales así como del resto de las herramientas de la web 2.0, en nuestro día a día son, en parte, responsables de esto. Y como no puede ser de otra forma, a nivel profesional también están influenciando y mucho. El uso de las TIC en el sector de la salud es algo que no podemos obviar.

 

 

El contexto en donde un profesional del área de salud se enfrenta al uso de Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) para atender a sus pacientes, genera el uso de la ética profesional para mantener la confidencialidad de la información de cada uno de los usuarios. Cada profesional tiene la responsabilidad de mantener la misma calidad del registro y no falsear esta información para cumplir con la estadística mensual u objetivos personales, evitar la divulgación y mantener la confidencialidad de la información del paciente y generar un registro lo más completo posible.

Es por esta razón que es fundamental que el acceso a un sistema informático sea con un número de identificación propio para cada uno de los funcionarios, con esto se logra que cada uno se haga responsable de la información que registra y evita el traspaso de contraseñas a otros profesionales. Además, con la obtención de datos estadísticos se puede conocer el rendimiento de cada uno de los usuarios internos, graficando claramente si está realizando su trabajo o si se encuentra sobrepasado y necesita apoyo en su área.

Otro punto importante en el uso de soluciones informáticas en salud, es la correcta distribución de roles y accesos según el perfil de los usuarios, en este caso obtendremos usuarios administrativos, clínicos y de gestión. Un claro ejemplo es el de los administrativos: solo accederán a la información general del usuario externo y no así a los datos de atenciones, diagnósticos y tratamientos recibidos.

Entre los principales beneficios que obtendremos en un Establecimiento de Salud en el cual se maneje el uso de TICs mediante un código de ética, encontramos los siguientes: entregar una atención de calidad al usuario, mantener en confidencialidad los antecedentes e información personal de nuestro paciente, promover la lealtad y la colaboración multidisciplinaria, evitar conflictos y mejorar la imagen de la Institución hacia la comunidad.

 

 

Los Sistemas de Información enfocados al área de Salud han venido desarrollándose de forma autónoma, no comparten criterios homogéneos y disponen de enormes volúmenes de datos que suponen flujos de información extremadamente complejos.

La eSalud se define como la aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en el amplio rango de aspectos que afectan el cuidado de la salud, desde el diagnóstico hasta el seguimiento de los pacientes, pasando por la gestión de las organizaciones implicadas en estas actividades. En el caso concreto de los ciudadanos, la eSalud les proporciona considerables ventajas en materia de información e incluso favorece la obtención de diagnósticos alternativos. En general, para los profesionales, la eSalud se relaciona con una mejora en el acceso a información relevante, asociada a las principales revistas y asociaciones médicas, con la prescripción electrónica asistida y, finalmente, con la accesibilidad global a los datos médicos personales a través de la historia clínica informatizada (HCI).

Una de las principales motivaciones para la aplicación de las tecnologías de la información por las organizaciones de salud, se encuentra en la mejor eficiencia en la gestión de este servicio. En la provisión de los cuidados médicos intervienen una multiplicidad de agentes que necesitan comunicarse, compartir e intercambiar información La calidad y la viabilidad económica de una asistencia sanitaria tal como demanda de la sociedad actual depende de la incorporación efectiva de las nuevas tecnologías. La plena incorporación de las TIC al mundo de la salud estará suponiendo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, favoreciendo el desarrollo de herramientas en áreas como la investigación, gestión, planificación, información, prevención, promoción o en el diagnostico o en el tratamiento. El reto es que la tecnología sea la base sobre la que se implanten aplicaciones verdaderamente útiles La tecnología se debe contemplar como la herramienta y no como el fin en sí misma. El valor está en la capacidad de construir soluciones a problemas prácticos reales haciendo llegar a los ciudadanos mejoras tangibles en la calidad y acceso a los servicios de salud del futuro,